También en España, empieza a ser un tema que cobra cada vez más importancia: el seguro de dependencia. Porque las prestaciones de la Seguridad Social no son suficientes para estar bien cubierto en el caso de dependencia.

La probabilidad de convertirse en un caso de dependencia en algún momento a lo largo de la vida es muy alta, estadísticamente. Puede pasar a cualquiera, incluso a las personas jóvenes, por accidente o enfermedad grave.

La dependencia es una situación extremadamente difícil para los familiares- no sólo desde el punto de vista económico. Y la propia calidad de vida depende en gran parte de la previsión personal realizada con anterioridad. En todas las situaciones de la vida, es deseable mantener un nivel de vida digno. Y la responsabilidad es de cada persona por su cuenta. Es alarmante la poca importancia que generalmente damos las personas sanas a la previsión personal para la dependencia, mientras estamos bien.

No es una buena idea confiar ciegamente en la Seguridad Social o en la familia, sino que es recomendable tomar medidas de previsión por cuenta propia. Aunque en España aún hay pocos seguros de dependencia, están comercializándose cada vez más. Los cambios demográficos del país lo requieren.

Cuánto antes se contrata un seguro de dependencia, mejor. Porque contra más joven es una persona a la hora de contratar, más económico sale la prima.

La solicitud no es vinculante y de forma gratuita